Los directores de proyectos son personas organizadas, apasionadas y orientadas a las metas, que además entienden lo que los proyectos tienen en común, y su rol estratégico para que una organización aprenda, cambie, y tenga éxito.

Los directores de proyectos son agentes de cambio: ellos toman las metas del proyecto como metas propias y utilizan sus habilidades y experiencia para inspirar en el equipo del proyecto un sentido de propósito compartido. Ellos disfrutan la adrenalina de los nuevos desafíos y la responsabilidad de entregar resultados en el negocio.

Ellos trabajan bajo presión y se sienten cómodos con el cambio y la complejidad de los ambientes dinámicos. Ellos pueden pasar rápidamente desde una visión general a los pequeños detalles que son cruciales, y saben cuándo concentrarse en cada uno de ellos.

Los directores de proyectos cultivan las habilidades interpersonales que se necesitan para desarrollar la confianza y la comunicación entre los involucrados del proyecto, entre quienes utilizarán lo que el proyecto entregue, entre quienes comandan los recursos necesarios, y con los miembros del equipo del proyecto.

Ellos tienen una amplia gama de herramientas flexibles, resuelven actividades complejas e interdependientes convirtiéndolas en tareas más pequeñas que se documentan, se le da un seguimiento y se controlan. Ellos adaptan su enfoque al contexto y a las restricciones de cada proyecto, teniendo en cuenta que, en proyectos diversos, no siempre aplica la misma solución a todos. Y ellos también están siempre mejorando sus propias habilidades y las de su equipo mediante la revisión de lecciones aprendidas durante la revisión que ocurre al final de cada proyecto.

Los directores de proyecto se encuentran en cada tipo de organización, ya sea como empleados, gerentes, contratistas o consultores independientes. Al adquirir experiencia pueden convertirse en directores de programas (responsables de muchos proyectos relacionados) o directores de portafolios (responsables de seleccionar, priorizar, y alinear los proyectos y los programas de la organización a la estrategia de la organización).

En el mundo está creciendo la demanda de los directores de proyectos. Debido al ritmo económico y al cambio tecnológico acelerado, las organizaciones están poniendo más y más energía en sus proyectos y no solamente en sus operaciones de rutina.

Actualmente, los ejecutivos principales y los gerentes de recursos humanos reconocen que los directores de proyecto son una competencia estratégica e indispensable para el éxito de los negocios. Ellos saben que quienes practican la profesión y tienen buenas habilidades y cuentan con una certificación del PMI están entre sus recursos más valiosos.